30 oct. 2012

Crepas Cayman

Crepas acaba de presentar el cuarto modelo de su saga, el Cayman, un poderoso diver de poco más de 44mm de diámetro y 18 mm de grosor en acero pulido en toda su superficie y una resistencia de 3000 metros, lo mueve en 2824-4 en grado Top.
 Fiel a la filosofía de reediciones de clásicos, este modelo está inspirado en los Caribbean 1000 de Ollech & Wajs  convenientemente puesto al día.
El cristal abombado es una de sus señas de identidad, con tratamiento interno anti reflejos, y doble curvatura, por lo que tiene bastante angulo de visión, tiene un grosor de nada menos que 4,6 mm. en primer plano la válvula de escape de helio.
Otro signo de distinción es la composición del brazalete, el conocido como granos de arroz, aunque atribuido a Doxa en realidad estaba presente en otros modelos y a diferencia de los de esta marca que son moldeados por filas, el de Crepas está formado por elementos individuales, más fiel a los clásicos.
De serie viene con dos cierres, el típico desplegable con extensión de buceo y otro con forma de mariposa, bastante cómodo para uso cotidiano, al igual que el Carribbean las asas presentan ángulos internos convergentes hacia la caja.
Otra singularidad es el bisel, como ya nos tiene acostumbrado Crepas el inserto es de zafiro, este modelo tiene una particularidad, no es plano, si no que sigue la curvatura de la esfera, algo difícil de apreciar en las fotos, esta característica es poco común, muy pocos modelos las tienen.
La esfera copia el acabado cerámico en negro brillante que tan buen resultado dio en el Tektite, con los indices de los cuartos aplicados en acero pulido y el resto pintados en blanco, en vivo es sencillamente espectacular, cuando lo giras buscando los brillos parece que los indices e inscripciones flotaran sobre la esfera.
 Las agujas facetadas en acero pulido al igual que lo indices aplicados , la luminova, lo único no brillante del conjunto.
Un elemento novedoso en la firma es el cristal de zafiro incrustado al fondo con el logo de la hélice en luminova azulada interiormente, el mismo tono del resto de los elementos en lume como las agujas, e indices en esfera y en el inserto, por cierto que este elemento está afinado y hace que la esfera tenga mayor protagonismo con sus 33 mm. de diámetro. Seguramente habrá algún ortodoxo que se lleva las manos a la cabreza con lo del zafiro en la tapa, nada que temer, la tapa sigue siendo maciza, el zafiro solo es un elemento superficial que en nada afecta a la hermeticidad del Cayman.
Un detalle significativo es la ausencia de fechador, más que un defecto supone una virtud, hace del Cayman si cabe más “herramienta” y representa un problema menos para los cambiamos de reloj con frecuencia.
Crepas nos  sorprender con cada nuevo modelo, con un grado de refinamiento cada vez mayor, este modelo sube el listón de los diver boutique.
Y por último una fotos con el primogénito y el benjamín.
 Y por último mi opinión, estamos ante un reloj que podríamos considerar sobrio, pero llamativo, es el primer modelo de la marca donde no hay juegos de colores, solo acero y negro, eso le da una elegancia mas allá de lo conocido de la marca hasta ahora, podría resumir diciendo que es un diver de vestir, y en cuanto al uso, pese a lo que pudiera parecer es muy cómodo de llevar, quizás sea el hecho del brazalete con sus tramos cortos que haga que se adapte muy bien al contorno de la muñeca y también el angulo de bajada de las asas hasta el nivel de la tapa trasera que haga que la caja tenga un buen apoyo, auguro que será otra gran éxito para Crepas.

1 comentario:

Sergi dijo...

Sin duda un reloj de buceo con letras mayúsculas que no dejará impasible a nadie. Para mi, lo mejor su aire retro y algo espartano con la tecnología más moderna. Su cristal abombado, la ausencia de calendario y lo sobrio de sus "colores" lo convierten en el ejemplo más puro de reloj de buceo. Felicidades al equipo de Crepas

SL